Cámaras Térmicas para Empresas Aislamiento Térmico y Mantenimiento | Revista Española de Electrónica
jueves , agosto 16 2018
Home / Actualidad / Cámaras Térmicas para Empresas Aislamiento Térmico y Mantenimiento

Cámaras Térmicas para Empresas Aislamiento Térmico y Mantenimiento

Una cámara termográfica, o cámara térmica, es un dispositivo que nos permite visualizar una fotografía con una gama de colores especifica que representa su emisividad térmica.
Estos dispositivos, cada vez más extendidos, provienen de la tecnología militar.

En los últimos años, se han popularizado varios modelos de cámaras termográficas accesibles para el usuario medio y que encuentran un amplio abanico de aplicaciones. Vamos a ver en este artículo, como se desenvuelven estas cámaras cuando ponemos a prueba su capacidad de análisis y medición en un contexto profesional.

Utilidades una cámara termográfica como herramienta de medición

La cámara térmica, nos va a permitir realizar mediciones para comprobar:

Campos profesionales donde una cámara térmica puede facilitar nuestro trabajo

Aunque una cámara termografica parezca algo muy propio de profesiones más técnicas, son muchos los campos en los que una cámara térmica puede facilitarnos el trabajo, veamos algunos de ellos:

– Fontanería y calderería:
Una cámara infrarroja puede ser una gran ayuda cuando se presenta una obstrucción difícil de localizar en algún conducto.
-Veterinaria:
La detección de lesiones internas (las cuales causaran un mayor riego sanguíneo provocando un aumento localizado de la temperatura) puede ser una de las aplicaciones principales de una de estas cámaras en un ambiente sanitario.
-Automoción:
temperaturas de componentes y/o motores, detección de fricciones, temperatura de fluidos, etc.
-Servicios de emergencias y salvamento:
Una cámara termográfica puede ser especialmente útil para localizar seres vivos tras una catástrofe de cualquier tipo donde sea necesario localizar cuerpos.
-Electricistas:
Detección de sobrecalentamientos en puntos concretos de un circuito, una instalación, etc.
– Profesionales del aislamiento térmico y/o insuflado:
Una cámara termografica puede ser gratamente útil para este tipo de empresas de aislamiento térmico. La cámara les permitirá la detección de posibles fugas de calor así como la medición térmica de paredes concretas para realizar análisis y localizaciones de puentes térmicos.

Como vemos son muchos los campos profesionales donde una cámara puede facilitar nuestro trabajo y además aportar un plus de profesionalidad que seguramente gustará al cliente. Una tecnología que hace 20 años podríamos tachar de futurista y sólo de uso militar, hoy está al alcance de cualquier usuario interesado, y además a precios medianamente asequibles:

Cuánto cuesta una cámara térmica?

Si queremos hacernos con una cámara termografica tendremos que ahorrar un poco, está claro, aunque tranquilo, si crees que la necesitas, vas a acabar amortizando su inversión.
El sector de las cámaras térmicas se encuentra habitado por 2 o 3 marcas punteras que abarcan todo el mercado, pues es un producto muy concreto. Ese factor hace que los precios mantengan un rango del que es difícil bajar.

Debemos tener en cuenta que cuando hablamos de una cámara térmica, estamos hablando de una herramienta profesional especializada, que al igual que otras herramientas especializadas como pueden ser las pinzas amperimétricas, podemos encontrar en el mercado diferentes modelos y versiones, algunas de ellas domésticas o de bricolage por lo que la horquilla de precio podrá variar mucho dependiendo de nuestras necesidades

Flir, empresa americana centrada en la producción de equipos de alta tecnología militar como satélites y radares, comercializa versiones económicas de sus cámaras térmicas.
Por menos de 250€, tenemos sus modelos más económicos, se trata de una pequeña cámara que acoplaremos a nuestros Smartphone con una versión para IOS y otra para Android y que mediante una conexión USB-C transferirán los datos térmicos al teléfono. De modo que a nuestro propio teléfono se le adapta un dispositvo que lo convierte en una cámara de infrarrojos.

Si lo que queremos es una cámara térmica compacta y resistente, encontramos modelos que van desde los 500 a los 900€, nosotros hemos probado el modelo Flir C2, y sin duda creemos que aunque el precio pueda asustar, merece la pena.

Si el presupuesto no es un problema y queremos ir a los modelos más sofisticados llenos de opciones (factor que pocas veces será necesario), encontramos modelos que van de los 1500 a los 5000€. Estas cámaras son en formato pistola generalmente.

¿Y si queremos una cámara térmica para un solo día o uso en concreto? ¡Tranquilos! No hace falta hacer este gran desembolso, si queremos la cámara para un solo día, siempre podremos recurrir a una empresa donde alquilar una cámara térmica por un día o periodo concreto.

[bar id=1088]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Podría interesarte

Fuente de alimentación médica de alto rendimiento

Como fabricante mundial líder en fuentes de alimentación, MEAN WELL participa activamente en el desarrollo …

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies